14 septiembre 2015

El principal amigo de tu desorden es...

Muchas personas os veréis identificadas con esto:

"Quiero una casa limpia y ordenada, en mis sueños tengo la casa perfecta, todo colocado en su lugar y sin rastro de polvo o suciedad"

Pero si vives en tu casa (vamos que tu casa no es de exposición) tendrás días de todos, días en los que las cosas estén mejor y días en los que se encuentren mucho peor, pero los días o momentos en que la casa se encuentre mal, desordenada o algo sucia no deben de ser la norma, deben de ser la excepción en tu vida.

El problema viene cuando nos damos cuenta que a pesar de querer una casa limpia y ordenada y de intentarlo, lo que prima es todo lo contrario, es desorden y suciedad.

Y entonces ¿si queremos una casa limpia y ordenada, qué impide que la tengamos así? Puede sonar a locura pero posiblemente sea por el perfeccionismo (no me he vuelto loca, sigue leyendo)

Puede sonar a locura total o a una incongruencia enorme el decir que tenemos la casa desordenada o sucia por el perfeccionismo ¿no sería de perfeccionista el tener un hogar impoluto?





Voy a poner un ejemplo para que lo entendáis:

- Vas a salir de casa y ves que el salón está desordenado (o la cocina sin recoger) y piensas "únicamente tengo 5 minutos", el perfeccionista o no se pone en esos 5 minutos a recogerlo o si se pone en cuanto coge algo para guardarlo y ver que el cajón donde debe de ir está desordenado, se pone a ordenar el cajón, por lo que han pasado esos 5 minutos y el salón al final sigue igual (quizás el cajón algo mas ordenado, pero te vas dejando el salón mal por querer arreglar el cajón, cómoda,..)

El no tan perfeccionista llega y recoge todo, mete las cosas fuera de su lugar en donde corresponde sin pararse a mirar si los cajones están ordenados o si en la habitación de los niños hay algo fuera del sitio, lo que le compete es recoger el salón (o la cocina) para al entrar ver todo despejado y eso es lo que hace sin preocuparse de cosas que se vaya encontrando por el camino.

Por lo que el perfeccionista lo deja aparcado para encontrar el momento justo en el que poder organizar y limpiar todo y el menos perfeccionista aprovecha cualquier momento para recoger y limpiar un poco, quizás no de forma impoluta, pero va dando pequeños pasos que es mejor que no darlos esperando tener un día entero para ponerse con todo.

Ahora piensa, en tu caso ¿es el perfeccionismo el que te frena?



Si no quieres perderte nada sígueme en  Facebook  o apuntate a  mi email semanal

Si te gusta el Blog o alguna de sus entradas no dudes en compartirlo con tus amistades, 
ellos te lo agradecerán y yo también.

Recuerda que el blog en se Alimenta de los comentarios , agradezco cada comentario que dejéis.

Si Quieres recibir mas consejos, trucos y el material inedito y no perderte ninguna entrada ¡Suscribete a mi  boletín de noticias gratis Semanal!

Páginas vistas en total