29 abril 2014

Mi propia experiencia para pasar de desordenada a ordenada y hacer de la limpieza un hábito

Las personas que me siguen desde el principio o que han tenido más contacto conmigo sabrán que uno de mis libros más vendidos es "Mi hora de cambio. Hacer de la limpieza un hábito" pero os quiero contar en esta entrada mi experiencia hasta llegar a ser una ordenada.

Los ordenados como digo en mi libro se pueden nacer o se pueden hacer, algunas personas no nacemos con el don de ser ordenador, organizados y no sabemos aprovechar ni organizar nuestro tiempo en casa para tener todo lo mejor posible.

Muchas personas nos esforzamos pero vemos que pasan los meses, los años y no llegamos a ser esa persona que deseamos ser, esa persona ordenada, que sabe aprovechar el tiempo para mantener su casa limpiar y presentable para una visita sorpresa sin tener que estar todos los días o de vez en cuando pegándose una paliza a limpiar y en cuanto se dan cuenta la casa vuelve a ser un desastre y vuelta a empezar.



Cuando tu no tienes un don o no te han educado para ser ordenado y organizado no es tan fácil conseguirlo pero es posible, lo único es que debemos cambiar al 100% la mentalidad que tenemos sobre nuestra forma de trabajar y de cómo organizarnos e incluso la mentalidad de cómo conseguirlo pues mucha gente está equivocada en los métodos que se deben seguir.

Yo te hablo por experiencia propia, yo no he sido precisamente una persona ordenada, organizada, más bien todo lo contrarío, no sabia organizarme, aprovechar el tiempo, llevar la casa a un mínimo de orden y limpieza sin perder la cabeza y eso en muchos casos lleva a las familias al caos en varios sentidos pues entonces en muchos casos además de no sentirnos cómodos con nosotros mismos, con nuestras casas y de perder constantemente tiempo por no encontrar las cosas, intentar poner inútilmente en orden las cosas,... nos lleva a peleas dentro del hogar y de la familia y cuando además somos padres les estamos privando a nuestros hijos de aprender desde pequeños a ser organizados y ordenados y nosotros mismos que de adultos sufrimos eso no queremos que nuestros hijos lleguen a adultos con estas mismas deficiencias que nosotros ¿verdad?

Por ello empecé a leer, pensar, escribir, re-leer, pensar, escribir,... y así fue como al final dí con mi método y me dí cuenta de lo que realmente fallaba:

- No todas las personas funcionamos igual
- No todo es ponerte a trabajar, primero muchas veces necesitamos motivación y unas nociones de productividad personal
- Lo importante es adaptar los métodos a nosotros
- Es esencial el saber aprovechar el tiempo al 100%, cambiar la mentalidad de que la limpieza efectiva es la que se tarda mucho en realizar
- Muchas personas necesitan de un apoyo, de un grupo, de una especie de terapia para que funcione su cambio

Y así poco a poco fue saliendo el temario de lo que primero fue un curso y luego un libro que hace ya un años que salió a la venta  y del que tengo varios testimonios de gente que le ha funcionado pero os voy a contar ahora si mi experiencia con este método.

Para mi es esencial saber lo qué debemos realizar cada día, el estar organizados y el saber que quizás esta semana no limpio todas las ventanas pero la semana que viene lo haré, el tener un planing semanal, mensual, anual,...

Para tener todo organizado en cuanto al plan de trabajo es esencial establecer prioridades, saber que en un tiempo mínimo podemos dar un repaso al baño que nos va a dejar el baño muy presentable para el día a día y adaptar sin salirte mucho del método a tu forma de vida u necesidades.

Por eso para mi el haber establecido una rutina que ya casi sale sola de algunos de los hábitos diarios es esencial, por ejemplo los hábitos:

- de hacer la cama
- de repasar el baño en tiempo récord
- del lavavajillas y cocina
- de la colada,..

los cumplo si o si a rajatabla.

Y por otro lado y otro apartado que quise plasmar en el libro es el tema de eliminar trastos y organizarlos, para mi es esencial y cuando lo realicé en mi casa fue cuando empezó a verse el cambio tanto en la casa como en nosotros. En las casas acumulamos trastos sin parar y esos trastos muchas veces nos impiden ser ordenados y mantener la limpieza y por ello debemos atacarlos si o si.

Pero para esto yo me tuve que mentalizar que esto de convertirse en una persona ordenada, organizada y controlando la limpieza (y no ella a nosotros) es un proceso muy similar a montar en bicicleta, que se necesita su tiempo, que cuando ya has conseguido ir en la bici sin las ruedas pequeñitas que te sujetan necesitas perfeccionarlo y que alguna vez cuando ya se supone que sabes puede ser que te caigas pero lo importante es levantarte aprender de los fallos y seguir perfeccionando y al igual que al montar en bicicleta cuando por fin has conseguido de verdad ser una persona ordenada lo vas a ser para siempre, pero lleva su tiempo, su paciencia y su proceso y para mi el método y los pasos que relato en mi libro han sido los que han conseguido por fin ese cambio.

Y que debemos cambiar nuestra mentalidad, pero para ello en el libro doy muchas pautas.

Muchas veces cuesta pero si yo he cambiado radicalmente ¡todo el mundo puede!



Si no queréis perderos nada seguirme en Facebook o apuntate a mi email semanal

Si te gusta el blog o alguna de sus entradas no dudes en compartirlo con tus amistades, 
ellas te lo agradecerán y yo también.

Recuerda que un blog se alimenta de los comentarios, agradezco cada comentario que podáis dejar.

Si quieres recibir mas tips, trucos y material inedito  y no perderte ninguna entrada suscribete a mi newsletter gratuito semanal

Páginas vistas en total