09 septiembre 2013

Reto "dejar de gritar a tus hijos" ¿te apuntas?

Hoy os voy hablar de una cosa que lleva ya varios días o semanas rondando por internet pero para quien no se haya enterado lo pongo aquí y además me parece una idea genial y quiero escribir sobre ello y que se entere además cuanta más gente mejor.

Se trata de "el desafío del rinoceronte naranja" y el desafío no es nada más y nada menos que proponerse no gritar a tus hijos.


Esto viene de mano de una madre estadounidense con cuatro hijos que se planteó como reto estar 365 días sin gritarles a sus hijos.

Yo creo que todas nos imaginábamos antes de ser madres como madres tranquilas, amantísimas y sin gritar ni alterarnos y ahora muchas si nos viéramos en un vídeo que nos hubieran grabado yo creo que alucinábamos de ver como les gritamos, aunque sin grabarles muchas veces nos damos cuenta que nos hemos convertido un poco en "madres-ogro" en algunas ocasiones.


http://theorangerhino.com


Cierto es que si a los niños les gritamos constantemente pierde toda clase de efecto sobre ellos y que nos entenderán y razonaran mejor si en lugar de gritarles les hablamos tranquilamente como se dió cuenta la creadora de este reto.

Lema del reto: Gritar menos, amar más


Según la página web de el país en esta entrada (puntos copiados literalmente del enlace) estos son los puntos principales del reto del rinoceronte naranja:

1. Reconocer la necesidad de cambiar y planteártelo seriamente, como una prioridad en tu vida.
2. Fijar un objetivo claro -que no tiene por qué ser un año: puede ser una semana, todas las horas del baño durante 10 días, un mes, etcétera.
3. Hacerlo público a familiares y amigos, para que nos sintamos más obligados a cumplir.
4. Crear una red de apoyo, tanto entre familiares y conocidos como virtualmente, a través de su propia página de Facebook (del reto en ingles). La pareja o un amigo al que poder mandar un mensaje o llamar cuando estemos a punto de perder el control, una comunidad con el mismo objetivo para apoyarnos y compartir avances, e incluso los propios niños, que nos tienen que avisar cuando vean que estamos a punto de reventar.
5. Identificar las situaciones en las que solemos gritar, para evitar las que se pueden fácilmente (por ejemplo, dejar preparado el desayuno si sabemos que las prisas por la mañana nos ponen nerviosos), además de crearnos un estado de alerta mental que nos ayude a controlarnos más. Para ello, propone anotar durante unos días en un formulario cuándo hemos gritado y los detalles de la situación. 
6. Practicar lentamente. La autora reconoce que los primeros días gritaba en mil sitios (armarios, cuartos de baño, dentro de jarrones, zapatos, etc) con tal de no hacerlo delante de sus hijos. Después pasó a aprender a apartarse y a no decirles palabras hirientes, sino a sustituirlas por simples ruidos, como rugidos tipo ahrggggggg, hasta que al cabo de unos días consiguió controlar el impulso de gritar. Aquí tiene otro lema: "No puedo controlar siempre las acciones de mis hijos, pero PUEDO controlar siempre mi reacción". 

La web oficial está en ingles http://theorangerhino.com pero existe ya mucha información sobre ella en español e incluso en facebook existe un grupo en español pero como yo soy muy de intentar ayudar y facilitar la vida en la medida de lo posible a los demás os voy a poner una serie de documentos descargables e imprimibles en PDF sobre el reto para facilitaros informaros y seguirlo:


Si te gusta el blog o alguna de sus entradas no dudes en compartirlo con tus amistades, 
ellas te lo agradecerán y yo también.

Recuerda que un blog se alimenta de los comentarios, agradezco cada comentario que podáis dejar.

Si quieres recibir mas tips, trucos y material inedito  suscribete a mi newsletter gratuito semanal

Páginas vistas en total